¿Sabías que podrías tener sangre francesa y no saberlo?

Como podemos ponernos muuuuy nacionalistas en las fechas patrias (y muy malinchistas el resto del tiempo) no nos gustan los franceses. Nos queremos creer los muy originales, mexicanotes cien por ciento, raza de bronce e hijos de Cuauhtémoc y, ya ni modo, de Cortés. Y hasta tenemos película sobre el 5 de mayo, filmada en el 2013, una de las más costosas en el país. Pero, horror… ¿Sabías que podrías tener sangre francesa y no saberlo?

http://123parades.com/wp-content/uploads/2014/04/cinco-de-mayo-film_1398177485.jpg

Durante la famosa y bastante ridícula para los todos los bandos, Guerra de los Pasteles, Francia se unió con España e Inglaterra para invadir México. En 1862 Lorencez llegó (¿o debo decir arribó?)a México con 5 mil franceses. Luego de la derrota del 5 de mayo en Puebla, Francia mandó a Forey con 30 mil franceses más. Resulta que era una guerra impopular entre ellos mismos y, a decir de Jean Meyer hubo buenas relaciones públicas entre las dos nacionalidades. Al retirarse Francia del conflicto, en 1866, al menos mil franceses se quedaron oficialmente y también muchos desertores, que después se cambiaron el nombre a uno de origen español ante el temor de ser atrapados por una orden que dictara Juárez contra ellos. Los desertores, dice, fueron un gran número desde el principio de la Intervención y desertaban en grupos de hasta veinte y treinta.

Los franceses llegados en 1862 pasaron por Puebla, Tabasco, Veracruz. Tanto los franceses de paso como los que se quedaron más, dejaron muchas mujeres embarazadas, con las cuales sólo vivieron un rato o ni eso y algunas veces se casaron (¿no que buenas relaciones?). Muchos se asentaron en los Altos de Jalisco, Guadalajara, Zacatecas y San Luis Potosí. En el hermoso Panteón Francés de la Ciudad de México hay una tumba cuya inscripción dice: “Ici reposent 163 soldats français décédés au cours de la Campagñe du Mexique 1865-1867. Priez pour eux.” O sea, aquí reposan 163 soldados franceses muertos en el transcurso de la Campaña de México. Recen por ellos (Ay, perdón, se me olvidó traducir las fechas).

No fueron los únicos. Hubo franceses en la colonia, aunque pocos. El siglo XIX es el que se pone interesante. Al parecer, algunos franceses vinieron a México (valientes porque el nuestro siempre fue un país impopular entre los inmigrantes hasta que llegaron los trasterrados españoles), después de las Guerras Napoleónicas, que finalizaron en 1815. Ellos se asentaron en Veracruz y Tampico.

De 1821 a 1830 llegan los barcelonettes, que fueron gente que buscaba fortuna en México, nacidos en su mayoría en los Alpes de la Región de Provenza, y que formaron toda una cultura en nuestro país. Entre 1820 y 30 llegan franceses al Golfo de Tehuantepec, por aquello del fallido canal que acabo en Panamá y no en México. Muchos de ellos eran artesanos y comerciantes. Llegan también, atraídos por promesas de territorio, a Veracruz y Tabasco. Alrededor de 1850 los hay desde Tampico hasta Tabasco y en la Ciudad de México. Se van también, buscando suerte, a California y Sonora. Durante el Porfiriato, llegaron a México más franceses invitados por Díaz que se asentaron en el Bajío, el Estado de México, Michoacán, San Luis Potosí, Veracruz, Tamaulipas y la sierra norte de Puebla.

En la actualidad, hay cerca de 10 mil mexicanos de ascendencia francesa en Veracruz. A veces para bien (como en el caso de los Meyer), a veces para mal (como Eugenio Derbez) muchos mexicanos son descendientes de franceses y lo saben. Ésos son los legales. Otros ignoran su ascendencia, pero tienen parientes de ojos claros, que se apellidaron Torres y González y demás.

Pero en este país ser bastardo no es culpa y, si bien fue muy mal visto, todos somos un poco hijos de la chifosca. Y entre nuestro arsenal genético tenemos muchas sangres… y ni cuenta nos damos porque nunca nos ponemos a averiguar de dónde venimos, ocupados todo el tiempo por sobrevivir. O como dijo Mafalda: “Lo urgente nunca deja tiempo para lo importante”.

Fuente de la imagen: http://cuartoscuro.com.mx/

11 thoughts on “¿Sabías que podrías tener sangre francesa y no saberlo?

  1. Es completamente cierto tu post. Tras ganar ma republica, Benito juarez ordeno fusilarlos. Y en Francia. El emperador ordeno colgarlos por traicion al volver, asi que la mayoria se escondio en bajío y norte de México y es verdad cambiaron sus apellidos la mayoria por temor

  2. Soy hidalguense y en mi pueblo los ancianos cuentan que nuestra familia desciende de un soldado desertor frances que se cambio el nombre por miedo a ser fusilado por el gobierno de aquel entonces, y la verdad eso explica por que en mi familia somos tan altos y algunos tienen ojos azules. Muy interesante.

  3. Soy mexicano blanco parezco europeo, me confunden todo el tiempo con un gringo. Mis abuelos eran del bajío mexicano donde llegaron muchos franceses. Siempre lo e sabido, que llevo sangre francesa, pero siempre lo e ignorado por ser muy orgullosa mente mexicano.

  4. mi visa abuelo era frances nacido en francias su nombre Juan Bautista Thibault llego a Panama con su hermano los dos francia se casaron con panameñas y mi abuelo y mi abuelo eran primos hermanos y se casaron para mantener el linaje.

  5. Se que el abueo de mi padre, participo en la batalla de puebla, mas nuestra familia no guardo ningùn documento oficial de mi bis-abuelo de nombre ( LEOPOLD ABEILLE ) DE OFICIO MEDICO Y PAGADOR DURANTE DICHA BATALLA. Me gustarìa saber mas al repecto; la situacion esque no se donde dirijirme.

Leave a Comment