El significado de la palabra komoni

Komoni es una palabra del náhuatl que significa hacer bulla, intranquilizar, de acuerdo con el diccionario de náhuatl en línea[1]. En coreano, quiere decir aleatorio. En lucumí forma parte de un dicho: komoni komon (á), lo mismo aquí que allá[2]. En romaní, es el pronombre indefinido alguien[3]. Es también un término musical nahua que describe el ruido de los pies pateando, haciendo ruido[4]. En warao, una lengua indígena hablada en Venezuela, es un “sufijo característico de las fórmulas de imposibilidad en la flexión verbal”[5].

Seguir leyendo …

El Balam de los mayas

En la cultura maya el jaguar, balam, ha estado presente en toda la cosmovisión regidora de la vida de los antiguos y aun de los actuales indígenas. Se le ha connotado como el símbolo del poder político-religioso, regidor del tiempo, soberano del Inframundo y de la Noche. Cuando el Sol se introduce en el mundo de los descarnados, el felino sagrado deviene Balanké: el Sol-Jaguar de los k’ekchís.

Seguir leyendo …

La Primera Traza de la Ciudad de México

http://4.bp.blogspot.com/_eZyattWuVxk/S8NTm_tLo1I/AAAAAAAAAfY/9YpGogIp2ys/s1600/SXVI1.jpg

En el lapso comprendido entre el otoño de 1521 y el verano de 1522, Alfonso García Bravo (1490-1561), soldado y alarife (arquitecto) español, junto con Bernardino Vázquez de Tapia, conquistador y alcalde de la Ciudad de México, y dos indios mexicas cuyos nombres no han pasado a la historia, se abocaron a la planificación de lo que habría de ser la Primera Traza de la Ciudad de México.

Seguir leyendo …

Las “Gorditas” de la villa

De entre todas las manifestaciones tradicionales que tienen lugar en la Villa de Guadalupe,  Distrito Federal, como son danzas, artesanías, música, verbenas, etcétera, hay un elemento evocador, oloroso y sabroso, que no podemos dejar de comprar y comer cuando, devotos o ávidos de diversión, acudimos al santuario del Cerro del Tepeyac.

Seguir leyendo …

El profeta del nopal

“Los rupestres por lo general son sencillos, no la hacen mucho de tos con tanto chango y faramalla como acostumbran los no rupestres, pero tienen tanto que proponer con sus guitarras de palo y sus voces acabadas de salir del ron… Son poetas y locochones; rocanroleros y trovadores; simples y elaborados, gustan de la fantasía, le mientan la madre a lo cotidiano; tocan como carpinteros venusinos y cantan como becerros en un examen final de conservatorio.”

Seguir leyendo …